¿Sabes cómo prevenir la corrosión en los materiales de fijación de tu instalación?

Publicado: 10 marzo 2019

¿Sabes cómo prevenir la corrosión en los materiales de fijación de instalación?

No es secreto para nadie que como instalador, el acero es un material con el que se trabaja habitualmente.  Un material excelente, pero que tiene una gran desventaja: se oxida con facilidad. Por lo que la pregunta está clara: ¿cuál es la mejor manera de prevenirlo? En Walraven te contamos cómo. 

Como sabrás, la corrosión aparece en todas partes, y en las las instalaciones con materiales ferrosos sobre todo, incluso el acero inoxidable, por lo que no es de extrañar que después de un cierto período de tiempo, tu instalación comience a corroerse si no se les da un uso a los materiales desde el primer momento (instalación especial para exteriores, mantenimiento constante, etc).

El óxido expande el material y distorsiona la instalación a largo plazo. Además, las fijaciones que contiene hierro se oxidan hasta el punto de poder generar agujeros. ¿Quieres saber cómo evitarlo? Sigue leyendo y te decimos unos cuántos consejos 🙂

La exposición al oxígeno y al agua es el comienzo del proceso de corrosión. El oxígeno está en el aire, por lo que no hay nada que puedas hacer para evitarlo. Sin embargo, sí que puedes hacer algo con el agua. Por ejemplo, puedes determinar la humedad de la habitación con antelación; si el área tiene una alta humedad, el material debe tener una mayor resistencia a la corrosión.

Las soluciones para evitar la oxidación incluyen la instalación de materiales de fijación hechos de material galvanizado, acero inoxidable o material con recubrimiento en polvo. Además, el material galvanizado también está disponible en diversos grados de resistencia a la corrosión. Esto es útil como material de instalación para lugares secos cómo, por ejemplo: un edificio, que no tienen que estar muy galvanizados.

En teoría, la distinción entre los diferentes grados de resistencia a la corrosión es evidente para cualquiera de nosotros. Sin embargo, en la práctica, varios tipos se usan indistintamente.

De hecho, el término «galvanizado» no siempre quiere decir que el material es resistente a la corrosión para su situación. Por ejemplo, hay materiales galvanizados que son perfectos para usar dentro del edificio, pero si este mismo material se utiliza al aire libre, comenzará a oxidarse al poco tiempo. Es por esto, que como instalador, es importante realizar una buena evaluación para cada situación específica. No solo debes tener en cuenta las condiciones del aire y el entorno, también debes considerar el material según las tablas de corrosión existentes (C1-C5).

¿Necesitas una capa más gruesa de zinc u otra aleación para tu instalación?

Si definitivamente quieres asegurarte que su instalación y materiales de fijación tengan una resistencia a la corrosión muy alta, BIS UltraProtect® 1000 es exactamente lo que necesitas. Los productos de BIS UltraProtect® 1000 soportan, sin esfuerzo, más de 1000 horas* en cámara de niebla salina (según ISO 9227). Es ideal para instalaciones mecánicas, sistemas solares y muchos otros tipos de instalaciones, tanto en interiores como en exteriores. Está comprobado que su resitencia es mucho mayor a un galvanizado en caliente (casi 400h más).

¿Tienes alguna pregunta?

Pregúntanos
Llamános

Llamános +34 93 721 33 75
Enviar email info.es@walraven.com

Close

Asia

Oceania

Or visit our international website.